Prensa Energética - Última Edición

Prensa Energética - Última Edición

Prensa Energética - AOG Expo 2022

Prensa Energética - Sacde

Prensa Energética - COMPAÑÍA MEGA S.A.

Prensa Energética - Dow


Prensa Energética - Spe

Prensa Energética - Digital Papers

Prensa Energética - Risk Group

Prensa Energética - AESA

Prensa Energética - ITBA

Prensa Energética - Ultramar Logistics

Prensa Energética - Brings Austral
AOG Expo 2022
Sacde
Pampa Energia
SECCION: NOTA DE TAPA
Prensa Energética
Inversiones en el sector energético

Perspectivas 2022-2023


Los próximos dos años serán de intenso trabajo y de búsqueda de consensos que reduzcan la incertidumbre de los inversores de largo plazo, que son los que requiere el sector energético si se quiere que Argentina se presente atractiva para comprometer un proceso de inversión nacional y de acceso a fuentes de capital internacionales.

El crecimiento en la Argentina presentó en 2020 un efecto similar al resto de los países del mundo como consecuencia de la pandemia COVID19, con abrupta caída del PBI en el primer semestre y desde entonces una recuperación que permitió recuperar el retroceso durante el presente año (aproximadamente un 10% en ambas direcciones).

Los motores de la recuperación están concentrados en el sector de la construcción y en la inversión en máquinas y equipos nacionales e importados, con un papel relevante desempeñado por la industria automotriz.

En el caso de la construcción, la reducción de los costos en dólares norteamericanos explica el crecimiento de la actividad, mientras que en el caso de equipos y bienes importados el crecimiento de la actividad responde a la distorsión provocada por la brecha cambiaria (Carcioffi y Ochoa, 2021). El acceso de los importadores al precio oficial de la divisa incentiva la adquisición de bienes y equipos importados.

La tasa de inversión en la Argentina alcanzó en 2020 el segundo valor mínimo de los últimos 60 años, con el 13,7% del PBI. Valores similares solamente se registraron en las peores crisis de los años 2002 (12%) y 1990 (14%). Desde 2011 la tasa de inversión ha sido constantemente decreciente, el bajo nivel de inversión constituye un obstáculo al crecimiento de largo plazo. A pesar de la recuperación post pandemia el país encuentra serias dificultades en la formación de capital.

En este contexto la expectativa de inversiones en el sector energético se ve seriamente afectada por las distorsiones de precios y de funcionamiento que presenta el sector. A título de ejemplo los subsidios al sector energético para cubrir el costo de abastecimiento el presente año fue del orden de los 10 mil millones de dólares, y de no mediar profundos cambios en el 2022 los requerimientos podrían alcanzar un valor mínimo de 11 mil millones de dólares y un máximo de 15 mil millones de dólares (Einstoss y Rojo, 2021). Esto significa 2,7% del PBI destinado a la cobertura de los costos del abastecimiento energético.

La renegociación de la deuda externa, y las perspectivas de presentación de un programa económico plurianual, en el marco de un eventual acuerdo con el Fondo Monetario Internacional genera incertidumbre en las decisiones de inversión, y muy especialmente en los proyectos de largo plazo que requieren acuerdos políticos prolongados para que las decisiones se puedan materializar.

Estas condiciones previas no parecen todavía estar presentes en la estructura de gobierno del país.

Para que la inversión pueda reaccionar y crecer, inclusive las destinadas al sector energético, la aprobación del programa económico plurianual en el Congreso de la Nación, y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional aparecen como condiciones necesarias, pero no suficientes.

Una vez concretados estos hitos el inversor racional tiene todavía un tiempo de observación del cumplimiento de estos programas, la recuperación de un mínimo de confianza en el rumbo del país y la toma de decisiones en proyectos maduros y factibles. Este proceso necesita como mínimo en caso de ser virtuoso de entre tres a cinco años, por lo que no parece realista pensar en una recuperación importante de la inversión en el próximo año.

Nuestro país presenta atractivos proyectos en el sector energético que podrían alentar expectativas de recuperación y de crecimiento en el futuro próximo. Los recursos de Vaca Muerta son un ejemplo del potencial existente, como así también los recursos eólicos y solares que entre 2015 y 2019 tuvieron una importante tasa de crecimiento, que posteriormente se detuvo por las dificultades señaladas arriba.

De igual forma existe interés en desarrollar proyectos que aún no están maduros como la explotación de litio, o la producción de hidrógeno verde (proceso de electrólisis utilizando energía eléctrica producida por fuentes de energía renovable no convencional (eólica y solar esencialmente). Sin embargo, desde el punto de vista del interés público estos proyectos deben demostrar su factibilidad técnica, ambiental, económica y financiera antes que se decida iniciar su construcción y que se puedan asignar recursos públicos que son escasos y necesarios también en otros sectores de la economía.

La transición energética aparece como una oportunidad de largo plazo en el desarrollo de tecnología nacional y la generación de empleo, pero para avanzar en este camino el Estado debe elaborar y presentar un Plan Energético Nacional con horizonte al 2030, y una estrategia de largo plazo que le permita cumplir con el compromiso asumido ante la comunidad internacional de ser carbono neutral en 2050.

Los próximos dos años serán de intenso trabajo y de búsqueda de consensos que reduzcan la incertidumbre de los inversores de largo plazo, que son los que requiere el sector energético si se quiere que en la segunda mitad de la presente década la Argentina se presente atractiva para comprometer un proceso de inversión nacional y de acceso a fuentes de capital internacionales, y si eso ocurriera entonces podríamos ser optimistas en retomar la senda de crecimiento en la segunda mitad de la presente década. En caso contrario la tendencia decreciente no se podrá revertir y nuestro país tendrá serias dificultades para retomar la senda del crecimiento, generar empleo y disminuir la pobreza.
Prensa Energética

Referencias:
Carcioffi, Ricardo; Ochoa, Marcos: “El desempeño de la inversión: un repaso de los datos recientes”, Centro de Estudios para el Cambio Estructural, CECE, Mayo 2021
Einstoss Alejandro; Rojo, Julian: “Momento difícil para la energia: Proyecciones 2022”, Nuevos Papeles, diciembre 2021


← Volver
Prensa Energética - Excelerate

Prensa Energética - Satelital

Prensa Energética - Edesur

Prensa Energética - Tenaris

Prensa Energética - Schneider

Prensa Energética - Repman

Prensa Energética - IAPG

Prensa Energética - Howard Johnson

Prensa Energética - The News Says