Prensa Energética - Última Edición

Prensa Energética - Última Edición

Prensa Energética - The News Says

Prensa Energética - Spe

Prensa Energética - Patagonia AOG 2020

Prensa Energética - Digital Papers

Prensa Energética - Risk Group

Prensa Energética - AESA

Prensa Energética - ITBA

Prensa Energética - Howard Johnson

Prensa Energética - Brings Austral
AOG Patagonia 2020
NOTA DE TAPA
Prensa Energética

El mercado petrolero y las amenazas del COVID 19


Un análisis detallado del mercado petrolero y los acuerdos de producción de petróleo recientemente establecidos entre los miembros de la OPEC Plus y las perspectivas futuras.


Recordemos en principio el fracaso de las conversaciones entre Arabia Saudita y Rusia sobre la reducción de la producción y la caída de los precios. Este fracaso no sólo aumentó las tensiones entre los productores, ya que, Arabia Saudita aumentó su producción unilateralmente, aprovechando su gran capacidad de producción y los bajos costos operativos de sus yacimientos, al récord de 12 millones de bpd, inundando el mercado de crudo y empujando el valor del barril a un mínimo de 22 dólares, intentando otra vez “quebrarle las piernas” a los productores de shale de los EEUU. Su posición es dominante dentro de la OPEC ya que Nigeria, Angola, Argelia, Venezuela y otros productores no pueden competir con sus costos de producción.

Como producto de la pandemia ocasionada por el Coronavirus - Coivd-19, la caída drástica del consumo y la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia se aceleró la caída del precio del crudo a niveles de la década de 1990.

Rusia se había negado a recortar su producción en 1,5 millones de bbl argumentando que cada recorte favorecía a los EEUU que restituía esos volúmenes con crudo de esquisto con destino a Europa y otros países compitiendo con el crudo ruso cuya cuota de mercado era del 16% en 1990 y había disminuido al 12% en 2019.

La reunión de la OPEC Plus del 9 de abril acordó recortar la producción de 9.7 millones de barriles por día, justo por debajo del plan inicial de 10 millones luego que la organización negociara el acuerdo con el grupo del G-20 – en el que participan los Estados Unidos, Canadá, Arabia Saudita, Rusia y Brasil entre otros países.

Esto fue posible después de la victoria diplomática y soberana de México que aceptó un recorte de 100 mil barriles de su producción, menos de los 400 mil que le habían solicitado en principio, ya que México no quiso renunciar a seguir produciendo y plegarse al acuerdo por una razón muy simple, habían tomado un seguro de cobertura de precios en Wall Street en enero del 2020 y estaban vendiendo el petróleo mejicano a 49 dólares el barril, y argumentaban “¿porque México debe recortar la producción, si el país esta bien plazado vendiendo nuestro crudo en el mercado a precios que hoy nadie puede conseguir por ese valor”

El 9 de abril se logró un acuerdo unánime de los 23 países participantes dando inicio de una reducción en la plataforma petrolera de 9.7 millones de barriles a partir de Mayo. Estados Unidos accedió a recortar 250,000 bpd adicionales por México, después que Trump convenciera al Presidente Obrador de apoyar el acuerdo.

La participación del G 20 fue muy activa, reconociendo la emergencia internacional sin precedentes por el Coronavirus e instó a tomar medidas inmediatas para garantizar la estabilidad del mercado petrolero internacional, advirtiendo que la crisis de precios se profundizaba por el Covid 19 y se planteaba un nuevo desafío para el sector de los hidrocarburos por la reducción de un tercio en la demanda del petróleo a nivel mundial, es decir, un 33% menos del consumo , lo que representa la mayor caída de la historia.

Apremiados por la caída de la demanda mundial de petróleo y de sus propios ingresos monetarios, Arabia Saudita vio hecho trizas los pronósticos de recaudación del 2020. El petróleo cubre el 95 % de su ingresos de exportación y casi el 50 % del PBI. A esto se le sumaba la calificación de riesgo de Moody que le rebajo de Estable a Negativa la fortaleza del sistema financiero de Arabia Saudita y de los otros cuatro países del Golfo Pérsico , los Emiratos Arabes Unidos, Catar, Kuwait y Barein. A esto se le sumaba el colapso de los precios del petróleo. Dentro de este marco la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, grupo conocido como la OPEP Plus, acordaron hacer un recorte de 9,7 millones de barriles de petróleo por día hasta el 30 de junio, lo que equivale al 10% de la producción mundial. Un plan de mediano plazo prevé otra reduccion desde el 1 de julio hasta el 31 de diciembre 2020 , un ajuste consensuado de 7,7 Mbbl/d y desde enero 2021 hasta abril 2022 será de 5,8 Mbbl/d.

Los países del Golfo , como Rusia son muy dependientes de sus ingresos monetarios del gas y del petróleo y necesitan mantener una dinámica de precios estables y prevenir un colapso generalizado del mercado. Complementariamente otros grandes productores como los EEUU, Canadá, Indonesia, Noruega y Brasil han prometido reducir voluntariamente la producción entre 4 y 5 Mbbl/d.

Dentro de este contexto Arabia Saudita y Rusia, los dos mayores productores de crudo, acordaron reducir unos 5 millones de bpd lo que equivale al 5% de la producción mundial, mientras que otros productores de OPEP Plus eliminarán 5 millones de barriles adicionales en total.

Según los expertos esto elimina las tensiones políticas entre Rusia y Arabia Saudita pero no soluciona el problema de la demanda ya que no se puede evaluar cual será la respuesta mundial al parate de la economía mundial debido al Corona virus. Millones de autos están parados, miles de aviones no vuelan, fabricas que no producen, servicios que no se prestan.

Sobre una producción calculada por la Agencia Internacional de la Energia de 100 Mbbl/d para el 2020, la oferta teórica al mercado estaría en niveles de 80 Millones de bbl/d.

Otros expertos opinan que la reducción de la producción de los 10 millones de bpd ayudarán al mercado a corto plazo a no sobrellenar el almacenamiento, pero es un desarrollo decepcionante para muchos, que tienen en cuenta del tamaño de la sobreoferta de petróleo que ya existe en el mercado y de las posibles violaciones a las cuotas de producción acordadas en el acuerdo, que se han verificado en el pasado por otros recortes dispuestos por la misma OPEC.

Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y de valores más grande del mundo, advirtió esta semana que el golpe que sufrió la demanda a partir de la crisis mundial, significa que la reducción de 10 millones de bpd «no sería suficiente» a pesar de que constituye el mayor acuerdo de suministro en la historia petrolera”.

El compromiso involucra formalmente a los 23 países que integran la OPEP ampliada, pero en los hechos la mesa de negociación se extendió también a los países del G-20, en cuya presidencia esta ocupada por Arabia Saudita con Estados Unidos a la cabeza. En la reunión llevada a cabo el viernes 10 de abril, dijo que los países miembros se «comprometerían a hacer lo que sea necesario, tanto individual como colectivamente» para garantizar que el sector energético se recupere evitando así hablar de volúmenes de recortes de producción o aumento de la demanda”.

La diferencia en este último caso es que no hay un compromiso formal ya que nadie firmó nada. Estados Unidos terminará recortando su producción, pero lo justificará diciendo que es en respuesta a la caída de la demanda y no por un acuerdo entre productores.

La reacción no sorprende porque el objetivo buscado con el acuerdo fue, al menos en el corto plazo, ponerle un piso a la caída. Distintos analistas coincidieron ante este portal de Goldman Sachs “en que si las potencias hubieran seguido adelante con la guerra de precios, el crudo hoy podría estar cotizando por debajo de los 20 dólares.”

Muchos operadores en el mercado del Brent y analistas pronosticaban un precio para el Brent para el 2020 en 60 dólares el barril y el crudo se derrumbó a 30 dólares. Lo mismo sucedió al WTI que sufrió una caída del 50 % de su valor promedio del año 2019 de 57 dólares respecto a los valores que fueron pronosticados para el 2020.

Hasta con un precio estable del Brent de 30 dólares es probable que la producción de shale en Estados Unidos deje de ser rentable para numerosas pequeñas y medianas empresas que seguramente presentarán la quiebra, una situación que perjudicaría en particular a los productores estadounidenses de petróleo de esquisto, que necesitan determinados niveles de precio para ser rentables .

Chris Midgley, analista jefe de Standard & Poors Global Platts, dijo al respecto: "El shale de Estados Unidos es económicamente inviable".

Jason Gammel, analista de Jefferies, señala que el punto de “equilibrio promedio en el sector es de 55 dólares por barril”. Otros expertos aseguran que el shale necesita precios altos para poder viabilizarse, pero son claros en indicar : “que si muere un operador, vendrá otro que lo reemplace, la roca sigue estando en el mismo lugar.

Es casi seguro que habrá que avisorar una consolidación de las compañías petroleras, donde las empresas más grandes absorberán a las más chicas”.

Uno se pregunta, estamos ante una nueva “burbuja de petróleo”??: ¿una nueva crisis financiera en puerta?”.A principios de abril ya se produjo el estallido de la primera burbuja petrolera: la empresa estadounidense Whiting Petroleum – fundada en 1980 cuyos principales accionistas son los gigantes de las finanzas Black Rock, State Street Global Advisors y el Grupo Vanguard- anunciaron la quiebra al quedarse sin liquidez declarando una deuda superior a 2.200 millones de dolares.

Para Lipow Oil Associates, teoriza que la cantidad de 20 mbd es más un objetivo a cumplir que una realidad concreta, ni siquiera es seguro que los recortes de 9,7 mbd sean respetados y afirma ."Cualquier incremento de precios en los próximos meses alentará a los productores a continuar produciendo. Es el dilema que debe enfrentar la OPEP, bajo el comando ahora, de Arabia Saudita, los EEUU y Rusia, ya que los otros países miembros han perdido poder dentro de la organización y los EEUU se ha convertido en un verdadero “Caballo de Troya” dentro de la OPEC llevado de la mano de Arabia Saudita y Rusia.

Por su lado la agencia Bloomberg dice que habrá que observar cómo evoluciona la situación a nivel de la demanda, si la destrucción de precios continúa o si hay una verdadera mejoría"

Que ha pasado hasta ahora?? esta medida inédita de recorte no ha producido una respuesta muy favorable en el mercado hasta hoy. Los precios del crudo subieron en Asia pero retrocedieron a medida que los mercados cerraban, pues los inversores siguen temiendo que el acuerdo no recortara la producción lo suficiente como para sostener los precios y compensar la menor demanda. El crudo West Texas Intermediate (WTI), que opera en el mercado de futuros de Nueva York (Nymex), subíó el 17 de abril 1,72% y se vendía a futuro a US$ 20,26 el barril en los contratos con entrega en mayo y el Brent del Mar del Norte cotizaba en el ICE en el mercado electrónico de Londres con una leve suba y se pactaba a US$ 28,45 para los contratos a futuro para junio, según informaba Bloomberg. Por su parte la OPEP cotizaba su canasta de crudos a US$ 17,51 el barril, frente a los U$S 19,70 lo que representó un baja de 1,12%.

El precio del petróleo de E.E.U.U, cotiza en negativo Prensa Energética


El 20 de abril se transformo en un lunes negro para el mercado y el WTI cayo a valores negativos por primera vez en la historia por un desplome de la demanda y la falta de capacidad de almacenamiento a menos 38 dólares y esto significa que los productores están pagando para poder evacuar la producción de crudo. Es evidente que la terminal de almacenamiento mas grande del mundo como es Cushing en Oklahoma esta colmada Mientras tanto el Brent flexionaba resistiendo la baja y cotizaba a 26,2 dólares el barril acercándose a su costo de producción de 20-22 dólares el barril. El crudo del Mar del Norte se aleja casa vez mas y el spread del Brent con el WTI se hace cada vez mas grande. Los productores no tienen tanques para poner el crudo, y los especuladores tratan de desprenderse de los contratos a futuro a cualquier precio y tienen que encontrar compradores en un mercado saturado de crudo en un mercado con alta volatilidad del commodity, con oleoductos y tanques llenos, y refinerías que han bajado los niveles de refinamiento por el colapso de la demanda y los stoks de productos refinados que aumentan día a día y no logran ser evacuados al mercado consumidor.

La mezcla de crudos de México cerró a un precio negativo de menos 2,3 dólares y PEMEX ya estudia el cierre de los pozos en campos nuevos para morigerar la situación de la producción y cumplir con el acuerdo de reducir en 100.000 barriles diarios, lo que supone un doble perjuicio a las entradas de divisas del país, recorte de la producción y baja de precios en el mercado.

El precio negativo significa que el productor le paga a otro operador petrolero que se lo lleve hasta que pueda frenar la producción o cerrar los pozos mas caros de producir, y si el yacimiento no tiene almacenamiento terrestre o esta lejos de la costa con puertos que no estén operativos y cerrados a la llegada de buques, con la capacidad de almacenaje saturadas y no poder alquilar almacenamiento a los buques en descarga programada o no tiene una buena logística de transporte y oleoductos troncales que lleven el crudo a los centros de refinación, la situación puede ser complicada de resolver a corto plazo.

El mercado sigue volátil el WTI pasó de 61 dólares el barril en enero 2020 a menos 40, el Brent cotiza a 19 dólares en el ICE y en el mercado asiático a 16 dólares, el crudo de Arabia Saudita 19 dólares, el Ural que compite con el Brent en el mercado europeo a 26 dólares y el crudo mexicano a menos 1 el barril .

La compañía Kpler, que monitorea buques petroleros en el mar a través de imágenes de satélite, informa que el volumen de petróleo almacenado en tanqueros para esperar mejores precios aumento un 25% desde marzo, pero el costo de mantenerlo en el mar puede ser hasta tres veces mayor que tanques en tierra, hasta 30.000 dólares por día. Rystad Energy según sus proyecciones, calculaba que el 76% del almacenamiento mundial ya esta lleno.

Dentro de este marco las empresas ya están sufriendo seriamente las consecuencias de la crisis combinada de la caída de los precios y del consumo .
Compañías de Texas, Oklahoma y Dakota del Norte están cerrando decenas de pozos en producción; solo la Texland Petroleum ha cerrado ya 1200 pozos. Con un WTI a 19,20 dólares el barril del día jueves 16 de abril, el mercado duda del éxito del nuevo recorte y su cumplimiento efectivo.

Sin embargo esta situación podría beneficiar a los países productores como Rusia, Arabia Saudita y Qatar, que habían venido perdiendo mercado a manos de esas firmas norteamericanas, pero abre la posibilidad que esa situación sea aprovechada por las grandes petroleras estadounidenses para recuperar mercado.

Dentro de este contexto incierto los EEUU bate records en continuar incrementando sus reservas estratégicas al tope de 503 millones de barriles y Trump ha prometido que comprara todo el petróleo con el aviso que la capacidad de almacenamiento en los EEUU estará saturada en mayo.

Wood Mackenzie informa que China, India, Japón y Corea del Sur, están valorando comprar más crudo para completar sus reservas estratégicas .China comprará mas petróleo y pretende llegar a los 1.150 millones de barriles en sus tanques lo que le permitiría cubrir al país un consumo de 83 días de petróleo, continuando con el ritmo de las compras a 150 millones de barriles mensuales iniciado en enero del 2020.

Cuales son las perspectivas de esta doble crisis
Las perspectivas de consumo que prevee la Agencia Internacional de la Energía cifra esa merma en unos 29 millones de barriles por día en abril, en casi 26 millones en mayo y en 23 millones para el conjunto del segundo trimestre, al final del cual la economía —parece— tocará fondo.

“Según las previsiones del FMI vemos una recesión que supone, prácticamente, una década perdida de consumo, es decir consumir 90 mill de bbl como en el 2010.”, ha señalado el director de la AIE, Fatih Birol.

Albrecht Ritschl un intelectual alemán que estudia las crisis económicas desde la perspectiva de la historia puntualiza que en esta situación se van a producir una disminución de la demanda, un colapso de la producción, desempleo masivo, crisis financiera, y luego, a menudo, le siguira una crisis de deuda pública nacional. Preguntado sobre ¿En cuál de esas fases estamos en la actual crisis?, le responde a la Deutche Velez “Estamos solo al principio de la crisis. La cual puede empeorar tanto que derive en una crisis económica mundial como la de principios de los años 30 del siglo pasado. Ni una disminución del producto interno bruto de un 20 por ciento puede ser completamente descartada. El panorama es sombrío y depende de cuánto tiempo duren las medidas de cuarentena. Esa es la razón por la que algunos políticos están entrando en pánico en varias partes del mundo. Lo vemos más claramente con el presidente de Estados Unidos, que intenta salvar su pellejo prometiendo volver a poner en marcha la economía después de Semana Santa. Nadie sabe en qué se basó para llegar a esa conclusión”. Pero a menudo se da el caso de que el cálculo político funciona de forma diferente al análisis de un experto”. La contracción del segundo trimestre será la peor desde 1970 y dos veces mayor a la del 2008 y del primer trimestre de 2009, cuando ocurrió la gran crisis financiera”

Se prevee que la recesión provocada por el nuevo coronavirus llevará el desempleo hasta el 5,9% de la población activa, lo que equivale a 2,5 millones de personas. Otras 2,4 millones sufrirán una reducción del tiempo de trabajo.

La economía rusa podría sentir un impacto negativo en el acuerdo de recorte de la producción petrolera encabezado por la OPEP, advirtió su Banco Central, y agregó que espera que el crecimiento del PIB durante el primer trimestre del año se ubique en solo un 0.4 por ciento trimestralmente y suba a 0.5 % trimestre a trimestre en abril-junio de este año.

Según Morgan Stanley es probable que la demanda China de productos petroleros caiga en más del 35% interanual en el primer trimestre. La oficina oficial de estadísticas de China informó que su PBI cayo en el primer trimestre en un 6,8 % y el FMI predice que China evitará la recesión pero su PBI crecerá solo 1,2 %.

El Banco suizo UBS estimo que el crecimiento económico de los EEUU se vería afectado hasta caer un 6 % en el 2020 lo que perjudicaría a todos los países de la región principalmente América Latina y el Caribe, principalmente a México lo que podría caer un 7,6 % siendo mucho mas grave que la crisis del Tequila del 1995 o la crisis financiera del 2008.

El Banco Mundial “pronosticó hoy que América Latina y el Caribe vivirán este 2020 una contracción del PIB de 4,6%, en una crisis que sumirá en recesión a todos los países, salvo a Guyana que crecerá y República Dominicana que se mantendrá estable.

El socavón por los efectos del Covid-19 estará seguido de una posible recuperación con un crecimiento de 2,6% en 2021, pero significará antes un duro golpe para las principales economías de la región con una contracción de 5% en Brasil, 5,2% en Argentina, 6% en México y una caída del PIB de 2% en Colombia, 3% en Chile y 4,7% en Perú”.

El acuerdo de la OPEP Plus y el compromiso del G20 sólo pospone los desequilibrios de oferta y demanda varios meses. El precio del Brent que tocó su mínimo en marzo al alcanzar los u$s22 por barril espera una subida . Esto hace que las perspectivas de una recuperación sostenida sean muy escasas en este contexto. Esta disputa ¿es una muestra más de que se está configurando un nuevo orden mundial? No se pude afirmar aún. Están acordando 10 millones de barriles de corte por unos pocos meses, Sin embargo, la medida sería insuficiente.

El problema es que esto sigue poniendo presión sobre el almacenaje y en los próximos dos meses, si no cambia algo importante en la economía, cosa muy difícil, seguirá habiendo mucha presión sobre los almacenajes en tierra y en el mar. Ahora bien, ni los principales productores de petróleo, ni los grandes consumidores que alimentan la demanda global, están exentos a los cambios que se están viviendo. Quizá este momento represente para unos el “peligro” de su status quo. Quizá para otros significa el desafío de lo “nuevo”.

¿Puede el petróleo dejar de ser un commodity para la acumulación del capital financiero? Se pregunta el Financial Times. Lo que no se puede negar es la necesidad de transformar esta crisis en oportunidad para las grandes mayorías a escala global, donde el petróleo se convierta al fin en uno de los tantos recursos para garantizar el bienestar social y deje de ser un commodity para la acumulación del capital financiero.

Todos estos movimientos invitan a dejar abiertas algunas preguntas para responder en lo inmediato. La primera ¿cómo repercuten los últimos acontecimientos del mercado internacional del petróleo en lo regional, pero centralmente en lo local? ¿Qué debe hacer la Argentina, que proyectó una industria petrolera en base a un mercado que ya no existe?

El costo de producir en Vaca Muerta es de 35 y 40 dólares por barril y para los crudos convencionales el finding cost promedio, es decir el costo directo de extracción mas mantenimiento ronda los 20/24 dólares por barril y que varían según el yacimiento y el área pero que sirve como referencia de la problemática que debe afrontar el sector. Frente a este escenario, ¿cuáles son las proyecciones para Vaca Muerta? La referencia para Argentina no es el WTI sino el Brent del Mar del Norte, que para junio 2020 se proyecta un futuro de 26 dólares. Como dato complementario para apuntalar la producción las provincias productoras estarían solicitando un crudo a 45 dólares para mantener la industria hidrocarburifera en acción.

Nils Bohr físico danés que realizo importantes aportes sobre la física de partículas y estructura del átomo y la mecánica cuántica dijo “hacer predicciones es muy difícil, especialmente cuando se trata del futuro” y si se trata de un experto sabemos que es una persona que ha cometido todos los errores que se puedan cometer en un campo de estudio muy estrecho”. Hasta tanto no se pongan en producción los pozos petrolíferos, las plantas de almacenaje, las refinerías, el transporte marítimo, los oleoductos y sobre todo el renacimiento del mercado consumidor con automóviles, aviones y plantas de generación eléctrica y la industria en marcha, será muy difícil predecir como será el futuro energético.

Nadie puede predecir en estos momentos cual va a reaccionar el mercado y como va a ser la puesta en marcha de la economía a nivel global El precio del petróleo no depende solamente de los fundamentals de la economía, sino que tiene en cuenta aspectos geopolíticos, embargos, guerra comercial , conflictos, aspectos financieros, disponibilidad buques y operatividad de los puertos y terminales marítimas, calidad y disponibilidad de los crudos, seguridad de los aprovisionamientos y cumplimientos de los acuerdos comerciales. El futuro que vendrá pienso que será muy diferente al presente y creo como Bohr que“hacer predicciones es muy difícil, especialmente cuando se trata del futuro” Hay muchos que ya realizan proyecciones de precios y de consumo sin tener en cuenta como va a reaccionar el mercado y hasta cuando va a durar el parate de la economía por el efecto negativo del Coronavirus.

Fuentes consultadas: Run Run Energetico diferentes notas.”Que pasara con Vaca Muerta con YPF y la Industria””New Deal para el mercado del petróleo””Los precios del petróleo se hunden en Asia”, Jefferies, Lipow Oil Associates, Blomberg,Goldman Sachs,Standard & Poor Global Platt´s,OPEC, FMI,Agencia Internacional de la Energía,Moody,Agencia AFP, Camara Boliviana de Hidrocarburos, Agencia Kpler monitoreo de buques, Breaking News CNN HI Span TV, Nils Bohr dixit y paginas de Notabilis Energy.


← Volver
Prensa Energética
Prensa Energética - Schneider

Prensa Energética - Repman

Prensa Energética - IAPG

Prensa Energética - Metrogas
Prensa Energética - Mission Line Logistics

Prensa Energética - Ultramar Logistics