Prensa Energética - Última Edición

Prensa Energética - Última Edición

Prensa Energética - AOG Expo 2022

Prensa Energética - Sacde

Prensa Energética - COMPAÑÍA MEGA S.A.

Prensa Energética - Dow


Prensa Energética - Spe

Prensa Energética - Digital Papers

Prensa Energética - Risk Group

Prensa Energética - AESA

Prensa Energética - ITBA

Prensa Energética - Ultramar Logistics

Prensa Energética - Brings Austral
AOG Expo 2022
Sacde
Pampa Energia
SSECCION: DOWNSTREAM
Prensa Energética
MERCADO DE COMBUSTIBLES

El precio sigue siendo el gran dilema

"Los precios en surtidor tienen un atraso que ronda el 35%", aseguró Alberto Boz, presidente de la Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (FAENI) y Vicepresidente Segundo de CECHA.

En Argentina hace 10 años operaban unas 6500 estaciones de servicio, aproximadamente. Hoy existen 5006. Al cierre de las bocas de expendio de la última década se agrega que actualmente unas 2500 están por debajo del punto de equilibrio.

Hoy, una estación de servicio necesita vender 320 mil metros cúbicos de combustible al mes para poder superar los costos operativos. Hace una década necesitaba 140.000.

Acerca de las consecuencias que puede ocasionar en los precios al surtidor, el incremento del precio internacional del barril de crudo,
Alberto Boz, presidente de la Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (FAENI) y Vicepresidente Segundo de CECHA, explicó: "Los valores actuales del Brent de 111,1 u$s/barril, superando la marca de 110 u$s/barril del año 2014, pueden generar una situación de inestabilidad para nuestro mercado local, pues las empresas que no están integradas y que necesiten importar combustibles para completar el abastecimiento de sus estaciones de bandera, con estos valores internacionales, sumado al tipo de cambio local, hace imposible que tal importación se realice, generando un volumen faltante de determinados productos que de continuar esta escalada de precios internacionales, ni las empresas integradas podrán compensar con su producción lo que el mercado reclama. Ante esta coyuntura, el precio surge como la variable que deberán analizar las empresas petroleras y el gobierno nacional".

Otra de las preocupaciones de Boz es que el valor de los combustibles en Argentina están rezagados en un 30 por ciento comparado con el resto de la región.
"Obviamente no hay solución mágica en el corto plazo, ni con los precios rezagados de los combustibles, ni con la inflación. El equilibrio entre el costo de la producción y la renta mínima que requiere el productor hoy se encuentra atado al llamado costo del barril interno, costo convenido entre el productor y el refinador con intervención del gobierno nacional, de manera tal que no frene la producción ni acelere los precios al público.

Respecto a esto último, se observa, por ejemplo, con las recurrentes postergaciones de actualizar los impuestos, tal el caso del reciente Decreto 98/2022 que difiere al 1/6/2022 la aplicación de los incrementos en los montos del impuesto a los combustibles y al dióxido de carbono.

¿Cómo se soluciona esto? Desde la mirada de una estación de servicio es imposible señalar una solución, las variables en juego van más allá de la comercialización, pues nosotros no determinamos los precios, son las empresas petroleras y los mayoristas quienes determinan los mismos.

Obviamente necesitamos que se actualicen nuestros ingresos, ya que previo al último incremento del 2 de febrero, estuvimos prácticamente 9 meses con los ingresos congelados, mientras que los egresos se incrementaban al ritmo de la inflación y algunos por encima de esta referencia.

Desde nuestro punto de vista, la solución es más compleja y no necesariamente pasa por incrementar los precios al público",
se explayó.


¿Cuál es la situación que se presenta hoy ante la discusión entre las petroleras privadas no integradas y las refinerías, y del otro lado las integradas privadas y las estaciones de servicio para actualizar los precios en los surtidores?
En realidad, el gran desafío que tiene la industria argentina de los hidrocarburos es la creciente brecha entre el precio al que los combustibles se comercializan localmente (principalmente en las estaciones de servicio), y el precio real de mercado internacional.

La mencionada brecha está en la actualidad en niveles históricamente elevados debido al conflicto desatado en el este de Europa: los combustibles se venden a nivel local un 40% de lo que cuestan en el mundo.

A su vez, el aumento de consumo evidenciado desde el fin de la pandemia, está impulsando mayores importaciones de productos terminados, por supuesto a precio internacional.

La combinación entre el precio local de un commodity energético cada vez más alejado de la referencia mundial y el crecimiento de su volumen de consumo, al final termina perjudicando tanto a los jugadores integrados como los no integrados, limitando los incentivos al crecimiento y a la inversión.

Desde nuestro sector y ante tales situaciones excepcionales, entendemos que el Estado puede aplicar herramientas de morigeración de efectos temporarios, quizás a través de mecanismos fiscales sistémicos y predecibles, que puedan contribuir a mejorar toda la cadena de comercialización, en especial el último eslabón que somos nosotros, las estaciones de servicio.


(*) Extracto de la nota publicada por LM de Neuquén.


← Volver
Prensa Energética - Excelerate

Prensa Energética - Satelital

Prensa Energética - Edesur

Prensa Energética - Tenaris

Prensa Energética - Schneider

Prensa Energética - Repman

Prensa Energética - IAPG

Prensa Energética - Howard Johnson

Prensa Energética - The News Says