PRENSA ENERGETICA
PRENSA ENERGETICA - Staff
PRENSA ENEGERTICA Prensa Energética - Calendario Editorial PRENSA ENERGETICA - Suscripciones PRENSA ENERGETICA PRENSA ENERGETICA - Contacto PRENSA ENERGETICA - Home

PRENSA ENERGETICA
 
METROGAS
 
PRENSA ENERGETICA
 
PRENSA ENERGETICA
 
PRENSA ENERGETICA
 
Prensa Energetica
 

PRENSA ENERGETICA

PRENSA ENERGETICA
PRENSA ENERGETICA

Roberto Kozulj, experto en temas energéticos analizó la situación que atraviesa la exploración y producción petrolera en Argentina. Expectativas por Vaca Muerta y balance de este primer semestre. El factor precios y costos.


¿Qué pasa con la inversión y cuáles son los proyectos más relevantes para este año en materia hidrocarburífera?


Según se conoce en base a divulgación de datos de fuentes oficiales, las inversiones totales en el upstream llegarían en 2017 a los 6637,3 millones de dólares. De ellos YPF invertiría 3090 millones; PAE unos 980 millones; Total Austral unos 680 y otras 40 empresas reunirían unos 1627 millones. La cifra se ubicaría apenas por encima de la media anual de inversiones requeridas en el escenario base del Ministerio de Energía y Minería el cual prevé una declinación de la producción petrolera a una tasa del -1,6% anual acumulativo en 8 años y llegar a producir unos 140 millones de m3 día de gas en 2025. Es decir un 13% más que el promedio registrado entre 2016 y mayo de 2017. En ambos casos no se lograría el autoabastecimiento. Esto significa que la mencionada cifra para 2017 corresponde a un escenario con pocas inversiones.

En cambio las inversiones de este año -de cumplirse- se hallan en casi la mitad del monto necesario de inversiones que el propio Ministerio de Energía y Minería propone en el escenario alternativo o de mayores inversiones. Es decir unos 11875 millones de dólares al año en promedio entre 2017 y 2025. En este caso para lograr una producción petrolera de unos 559 miles de barriles día y unos 185 millones de m3 de gas por día. Esto es un incremento de la producción de petróleo del orden del 11, 8 % por encima de la registrada en 2017 y un aporte adicional de 60 millones de m3 día de gas. Esta última cifra significaría abastecer la demanda interna de gas natural con cierta holgura. Pero hay datos duros que deberían preocupar: los equipos de perforación utilizados en 2014 fueron casi dos veces los registrados en 2017. De continuar esta tendencia el escenario de mayor inversión que conduciría al autoabastecimiento, estaría muy lejos de hallarse encaminado.

Mirada y expectativas sobre el desarrollo de los no convencionales y perspectivas de desarrollo en Vaca Muerta.
En general hay coincidencia en que el desarrollo de los no convencionales será más rápido en reservorios de tigth gas respecto a los de shale gas, pero también en que aún hay mucho gas convencional tanto en áreas onshore como más aún en las de offshore en la cuenca austral. El desarrollo de Vaca Muerta es incipiente y en el caso del proyecto piloto más maduro, como el de Loma Campana, su sesgo fue más petrolero que gasífero.

Entre los inversores predomina la idea de que sin precios subsidiados por encima de los internacionales -y frente a un escenario de u$sd 45-55 por barril-, el desarrollo de Vaca Muerta será lento, mientras que a esos precios tanto la explotación de gas de arenas compactas, como la del offshore en la cuenca austral son factibles. Por su parte creo que el problema de los costos- y rentabilidad vis a vis precios- no es un tema simple ni reductible al de la presión impositiva.

La Argentina presenta un marco macroeconómico muy complejo. Como ejemplo basta mencionar que el valor de la canasta básica que determina la línea de pobreza se halla próximo a los u$sd 270 por persona. Entonces un salario para sostener a una familia tipo debería ser del orden de los U$Sd 810. Pero hoy un salario mínimo se halla en un 65% de ese valor y es considerado muy elevado en comparación con el vigente en muchos otros países. Ello es atribuible sólo en parte a la apreciación de nuestra moneda. Se trata por el contrario del elevado valor de la canasta de alimentos que se ha multiplicado por casi 2,7 veces respecto a sus valores históricos. Luego, las últimas devaluaciones son esterilizadas por su rápido impacto inflacionario. Por si fuera poco las inversiones financieras prometen generar rentas muy elevadas o, si no lo hacen, vuelve a emerger el temor a un rápido agotamiento de las reservas de divisas. En este contexto el gasto público no puede ser fácilmente reducido sin conducir a una profunda recesión. Parte de ese gasto aún deviene de subsidios a la energía a pesar del incremento de las tarifas.

Balance de este primer semestre:
¿positivo o negativo? Por qué?


Si consideramos las cifras de producción de hidrocarburos el balance es un tanto negativo. La producción de crudo cayó un 8,1% en promedio entre enero-mayo de 2017 contra igual período del año 2016; la de gas natural en 0,1%. En ambos casos los resultados sin YPF serían aún peores. En el caso del gas natural, cuando se excluyen los aportes de YPF y de Total Austral offshore, la caída fue del 9,6% en este lapso y eso debería preocupar pues se trata del 50% de la producción total de gas en el país.

Perspectivas del segundo semestre de 2017 en materia de E&P: ¿Cómo incide el contexto electoral de las elecciones legislativas de octubre para la planificación de nuevos proyectos?

No creo sea muy distinto del primero. El contexto electoral me preocupa menos que la complejidad del cuadro macroeconómico que mencioné antes. De esto no se habla mucho en campaña ni he visto que haya un planteo consistente para resolverlo por parte de las distintas fuerzas políticas.

¿Por qué cae la producción de crudo y sube la de gas?

Debido a que los principales campos petroleros son comparativamente mucho más maduros y vienen declinando ya desde hace casi dos décadas. En el caso del gas no todos los yacimientos son tan antiguos y quedarían reservas descubiertas por explotar. El citado aporte del tight gas y de la cuenca marina austral también explican lo observado.

¿Qué factores deberían corregirse que hoy distorsionan el normal crecimiento de la industria?

Como se sabe un gran problema es el elevado costo de los equipos en comparación con el que tienen por ejemplo en los Estados Unidos.

¿La industria está en un proceso de ajuste importante para adecuarse a la nueva política del gobierno nacional de convergencia hacia precios internacionales?

Daría la impresión de que el ajuste será en las cantidades ofrecidas.

PRENSA ENERGETICA PRENSA ENERGETICA

PRENSA ENERGETICA

PRENSA ENERGETICA

PRENSA ENERGETICA

PRENSA ENERGETICA

PRENSA ENERGETICA

ITBA

Howard Jhonson

PRENSA ENERGETICA

PRENSA ENERGETICA

Prensa Energetica

www.prensa-energetica.com I © 2013 Prensa Energetica